¿Cómo afecta el ayuno a tu cerebro?

En el caso de la mayoría de las personas, el ayuno tiene beneficios potencialmente increíbles para varias funciones cerebrales. Quizás el beneficio más asombroso puede derivar de la activación de la autofagia, un proceso de limpieza celular. Recientemente, uno de los pioneros de la investigación en la autofagia fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina 2016 en el creciente reconocimiento de esta importante vía de la enfermedad. También se sabe que el ayuno tiene efectos anticonvulsivos.

Sin embargo, según la evolución, se observa que los mamíferos responden a una grave privación calórica con una reducción del tamaño de todos los órganos, con 2 grandes excepciones: el cerebro y los testículos masculinos. Preservar el tamaño de los testículos es también una ventaja significativa cuando se trata de transmitir nuestros genes a la siguiente generación.

Ayuno y tu Cerebro

Conseguir conservar la función cognitiva tiene mucho sentido para la supervivencia de la especie. Supongamos que somos cavernícolas, y es invierno y el alimento es escaso. Si tu cerebro empezara a encogerse, bueno, la niebla mental haría mucho más difícil encontrar comida. Nuestra capacidad intelectual, una de las principales ventajas que tenemos en el mundo natural, se desperdiciaría. La ausencia de comida cada día erosionaría lentamente nuestro funcionamiento mental hasta que fuéramos idiotas, incapaces de cumplir la función básica de la vejiga, y mucho menos salir a buscar comida. Durante el hambre, la función cognitiva se mantiene o incluso aumenta aún más.

Esto se conoce a lo largo de la historia. En la antigua Grecia, los grandes pensadores ayunaban durante días, no porque necesitaran perder peso, sino porque creían (correctamente) que el ayuno aumentaría la agilidad mental. Incluso hoy en día, nos maravillamos con los antiguos filósofos y matemáticos griegos.

A través de las historias de los prisioneros de guerra japoneses en la Segunda Guerra Mundial, muchos han descrito la asombrosa claridad de pensamiento que a menudo acompaña al hambre. En este libro, el personaje principal describe a un prisionero que se lee libros enteros de memoria, y a otro que aprendió el idioma noruego en pocas semanas. Increíblemente, estas hazañas eran tan comunes, ya que los prisioneros simplemente aceptaban como un hecho de la vida que el hambre aumenta la capacidad cognitiva.

La agudeza mental aumenta durante el ayuno

En los mamíferos, la actividad mental aumenta cuando se tiene hambre y disminuye con la saciedad. Todos hemos experimentado esto como “el coma de comida”. Piensa en ese gran pavo de acción de gracias y el pastel de calabaza. Después de esa comida enorme, ¿estamos mentalmente afilados como una tachuela? ¿o aburridos como un bloque de cemento? ¿Qué tal lo opuesto? Piensa en una época en la que estabas realmente hambriento. ¿estabas cansado y perezoso? Lo dudo. Tus sentidos estaban probablemente hiper-Alertas y eras mentalmente agudo como una aguja. La idea de que los alimentos te hacen concentrarte mejor es totalmente incorrecta. Hay una gran ventaja de supervivencia para los animales que son cognitivamente agudos, así como físicamente ágiles durante los tiempos de escasez de alimentos.

Cómo afecta el ayuno al cerebro

Los estudios también han demostrado que la agudeza mental no disminuye con el ayuno. Un estudio comparó las tareas cognitivas en la línea de base y después de un ayuno de 24 horas. Ninguna de las tareas – incluida la atención sostenida, el enfoque de atención, el tiempo de reacción simple o la memoria inmediata se encontraron deterioradas. Otro estudio doble, utilizó una privación calórica “casi total” de 2 días y no encontró ningún efecto perjudicial incluso después de probar repetidamente el desempeño cognitivo, la actividad, el sueño y el estado de ánimo.

Cuando decimos que estamos hambrientos por algo (hambrientos de poder, hambrientos de atención), ¿significa que somos perezosos y aburridos? No, significa que somos hiper vigilantes y enérgicos. Así, el ayuno y el hambre claramente nos activan hacia nuestra meta. La gente siempre se preocupa de que el ayuno embotará lossentidos, pero de hecho, tiene el efecto contrario, es energizante.

Este tipo de pruebas son fáciles de ver en los estudios de animales. Las ratas en estado de envejecimiento fueron iniciadas en regímenes que ayunaban intermitentemente y mejoraron marcado las cuentas en la coordinación motora y en pruebas cognoscitivas. Los puntajes de aprendizaje y de memoria también mejoraron después de. Curiosamente, se incrementó la conectividad cerebral y el nuevo crecimiento neuronal de las células madre.

Se cree que esto puede ser mediado en parte por FNDC (factor neurotrófico derivado del cerebro). En los modelos animales, tanto el ejercicio como el ayuno aumentan significativamente la expresión del FNDC en varias partes del cerebro. La señalización FNDC también desempeña un papel en el apetito, la actividad, el metabolismo de la glucosa y el control autonómico de los sistemas cardiovasculares y gastrointestinales.

Cuéntanos que opinas, ¿Has sentido en alguna ocasión que el ayuno afecta tu cerebro?

LO ÚLTIMO

Esteroide deportivo: Trembolona para la calidad de vida

¿Cómo la trembolona que se destina a las vacas se convierte en uno de los esteroides anabólicos más populares del mundo ?

¿Cómo eliminar el mal olor de tus zapatos?

El mal olor en los zapatos es para algunos, uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos cada día a la hora de...

6 reglas para no hacer dieta

A la hora de ganar masa muscular o perder grasa corporal, el gran enemigo y "coco" de las personas es sin duda la...

¿Zapatillas de Pádel con Suela Omni o suela de Espiga?

Jugar al pádel con unas buenas zapatillas es el siguiente paso para estar bien equipado para jugar al pádel, después de adquirir la...

Consejos para despedirte de tu zona de confort

Piensa en los momentos más increíbles de tu vida, los que tienen más sentido para ti. Mientras permaneces allí, te darás cuenta...

RECIENTES